Desayunos de trabajo

"La colaboración pública y privada es un eje básico para el sector turístico"

  • Raimon Martínez Fraile
    Secretario general de Turismo
    Martes, 19 de Abril del 2005
    Madrid
    Para el secretario general de Turismo, Raimon Martínez Fraile, una de las claves de un modelo de turismo exitoso es la colaboración entre el sector público y privado. La satisfacción de los turistas sólo se consigue cuando las administraciones públicas invierten para mantener un entorno adecuado y cuando los hoteles, los restaurantes, los comercios y los establecimientos de ocio también realizan las inversiones necesarias. Esta fue una de las reflexiones que Martínez Fraile efectuó en el Desayuno de Trabajo CEDE que tuvo lugar el pasado 19 de abril en Madrid. El ponente fue presentado por el vicepresidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de ESADE, Pedro Navarro, y Alfonso Jiménez, presidente de la comisión de “Gestión de Personas” de la Asociación Española Directivos (AED), se encargó de moderar el coloquio posterior.  

    A lo largo de su intervención, el secretario general de Turismo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Raimon Martínez Fraile, expuso cuáles son, a su juicio, los ejes sobre los que se ha de vertebrar el modelo turístico español continúe cosechando éxitos. Asimismo quiso destacar que el turismo es la “primera industria del país, ya que aporta el 11,4% de PIB y ocupa al 11% de la población laboral”. Además, en un panorama en que el turismo es la primera industria mundial, España ocupa el segundo puesto en el ranking en cuanto a número de visitantes.

    En cuanto a los factores de este éxito, en primer lugar habló de la colaboración pública y privada. Una relación que no puede basarse en que la Administración ponga un presupuesto para la promoción del turismo a disposición de los empresarios y sean éstos los que decidan en qué acciones se ha de gastar. Esta estrategia, según Martínez Fraile “no sirve para nada, pero el 90% de las inversiones en promoción se hacen de esta manera”. El cambió que pide el Secretario General implica que las empresas aporten una parte del presupuesto.

    Por lo que respecta a las inversiones en infraestructuras turísticas, la colaboración también es necesaria. Para el buen funcionamiento del sector ha de haber inversión tanto por parte de la Administración –a nivel estatal, autonómico o municipal- como por parte de las empresas. Si una de las dos falla, es difícil conseguir los objetivos.

    Otra de las claves para un buen desarrollo del sector turístico es –para Raimon Martínez Fraile- que la toma de decisiones se haga con los datos disponibles y de acuerdo con una cuidadosa planificación, “sabiendo qué vendemos, cómo lo vendemos y dónde lo vendemos”. En este sentido, la Secretaría General facilita a las empresas estadísticas muy completas sobre el turismo de los españoles, el de los extranjeros y también sobre el gasto que hacen. Además, en un futuro próximo se proporcionarán todos estos datos con una periodicidad mensual.

    El tercer eje del turismo es, según Martínez Fraile, “ocupar y preocupar”. “El turismo hoy me ocupa, no me preocupa”, dijo. Aunque luego matizó que la única preocupación que tiene actualmente es Canarias. “No porque tengan un resultado negativo, sino porque no acaban de descubrir un mercado potencial que no utilizan, que son los 40 millones de españoles peninsulares”. El resto no le preocupa, porque el modelo, en su mayoría basado en la fórmula de sol y playa, “es globalmente bueno”.

    El Secretario General de Turismo defendió el turismo español aunque sea caro: “Tenemos la mejor oferta porque tenemos la mejor relación calidad-precio; lo que no tenemos es “precio”, ni lo vamos a tener”. En este sentido, habló de la seguridad. No sólo en referencia a robos, sino por la depuración de las playas, la arena limpia, los servicios sanitarios de calidad... Todos estos elementos son ventajas frente a posibles competidores del área mediterránea que desarrollan un modelo turístico similar al español con precios más bajos.

    Estas medidas, además, han de ir acompañadas por una revolución en la gestión. Para Martínez Fraile, este es un punto que afecta sobre todo a las empresas. Se trata de vender por los canales adecuados, de priorizar las acciones promocionales concretas sobre campañas genéricas, de segmentar mejor y conocer más a los clientes a los que se dirigen. La única campaña publicitaria universal que se va a mantener es la de la marca del turismo español, cuyo logotipo es el sol de Miró. Una marca que tiene un altísimo grado de reconocimiento en Europa, “por encima del 70%”, especificó.

    Dentro de los cambios que se han de dar en la gestión, un capítulo aparte son los que hacen referencia a los recursos humanos. Según el Secretario General de Turismo, se ha de crear una nueva legislación y para ello es necesaria una reflexión del mismo sector. El horario laboral de las personas que trabajan en el sector, muy diferente al de la mayoría de trabajadores, sería uno de los puntos que se deberían abordar.

    Raimon Martínez Fraile cerró su exposición haciendo referencia a la importancia del turismo, que debería llevar a una “regeneración del sector”. Según comentó, la percepción social no se corresponde con esta realidad y las empresas que están directamente relacionadas con el turismo en muchas ocasiones tampoco son conscientes de la importancia de la actividad que desarrollan. “Y si no se lo creen, no lo podrán transmitir a la sociedad”, concluyó.

    En el coloquio posterior, Raimon Martínez Fraile contestó a las preguntas formuladas desde las distintas sedes que seguían el acto a través de videoconferencia: Barcelona, Palma de Mallorca, Sevilla, Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Alicante.

    Galería