Desayunos de trabajo

"La cultura empresarial en España es todavía demasiado tradicional, aunque esté despertando hacia la igualdad"

  • Petra Mateos
    Presidenta de Hispasat
    Jueves, 21 de Mayo del 2009
    Madrid
    España está avanzando en el acceso de las mujeres en puestos de decisión, pero se debe seguir con el trabajo hecho hasta ahora para conseguir la igualdad, facilitar el desarrollo de la Ley de la Igualdad en España y de las normativas europeas que facilitan la paridad, y conseguir que el concepto de conciliación laboral y familiar integre tanto a hombres como a mujeres. Estos fueron los principales mensajes de la presidenta de Hispasat, Petra Mateos, en el Desayuno de Trabajo de CEDE celebrado el pasado 10 de junio en Madrid. El acto fue presentado por la economista, notaria, miembro de CEDE y primera mujer que entró en la Real Academia de las Ciencias Económicas y Financieras, Isabel Estapé, y moderado por el vicepresidente de CEDE y presidente de la Asociación Española de Ejecutivos de Finanzas, César Arranz. El posterior coloquio se realizó a través de videoconferencia con los asistentes en las ciudades de Barcelona, Palma de Mallorca, Almería y Santa Cruz de Tenerife.   (Tiempo estimado de lectura: 3 minutos)  

    Las políticas desarrolladas por el Gobierno hacia la igualdad de género en todos los ámbitos deben materializarse más en la realidad española y, especialmente, en el ámbito empresarial. En el Desayuno de Trabajo de CEDE del pasado 10 de junio, la presidenta de Hispasat, Petra Mateos, recordó que la incorporación de la mujer en puestos de decisión en el ámbito privado y público forma parte del desarrollo de muchos países, incluso algunos países árabes. Los datos, según mostró Mateos, demuestran que en España aún se debe recorrer mucho camino.

    Aunque la cultura empresarial en España, dijo Petra Mateos, esté despertando hacia la igualdad, todavia es demasiado tradicional, por lo que el mundo económico sigue siendo resistente a la paridad de género.

    Mujeres en centros de poder

    Según la Presidenta de Hispasat, el reparto de poder entre género no está solucionado. España está en el puesto 17 del ranking de igualdad entre hombres y mujeres, por delante de los Estados Unidos (27) y Bélgica (28), según el Informe Global 2008 del Foro Económico Mundial. Los países nórdicos, junto con Dinamarca, Holanda y Alemania son los que encabezan ese ranking.

    En el ámbito de la dirección y el liderazgo, otros estudios recientes demuestran que la diversidad de género en los puestos de decisión tiene ventajas competitivas para las organizaciones. Petra Mateos afirmó que esa diversidad genera políticas y culturas que facilitan la competitividad y la innovación. Aunque no haya una relación causal, otros estudios muestran datos en los que a mayor diversidad de género en los puestos directivos mejores son los resultados económicos.

    Algo similar ocurre con la incorporación de mujeres en los consejos de administración como consejeras independientes y la correlación con los beneficios en esas empresas. En España, se ha pasado del dos por ciento de mujeres en los Consejos de las empresas del IBEX35 en 2005 al nueve por ciento en 2008. Aún así, el índice del Financial Times sitúa a nuestro país en el puesto 21 de 27.

    Otro tema que destacó la Presidenta de Hispasat es la distribución desigual en sectores y salarios. Las mujeres suelen trabajar en sectores más feminizados, los cuales suelen ser menos remunerados. A su vez, las mujeres directivas en España están peor pagadas que los hombres en los mismos puestos.

    De todos modos, la Ley de la Igualdad en España es un ejemplo claro de que las políticas del Gobierno van muy avanzadas en ese ámbito. A efectos prácticos, además del aumento de mujeres en centros de decisión en empresas del IBEX35, según Mateos esa normativa ha hecho ver que las mujeres pueden ocupar puestos de responsabilidad. El reforzar su presencia en los poderes públicos también ayuda a visibilizar la temática.

    Petra Mateos quiso remarcar que el camino ha sido largo y aún debe hacerse mucho trabajo, y que las responsables para evitar cualquier alto en dicho camino deben ser las mismas mujeres.

    Galería