Desayunos de trabajo

Desayuno CEDE con Juan Rosell

  • Juan Rosell
    presdente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE)
    Miércoles, 27 de Mayo del 2015
    Hotel InterContinental (Madrid)

    “El mercado laboral tiene que adaptarse a los nuevos tiempos: debemos tener mayor flexibilidad de acuerdo a las necesidades de los consumidores”

     

    Juan Rosell, presidente de la CEOE, acudió a una nuevo desayuno de trabajo organizado por CEDE en el que hizo un repaso pormenorizado de la situación económica de nuestro país desde el punto de vista laboral.

     

    El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, fue el último invitado a los Desayunos de Trabajo de CEDE, una cita habitual para profundizar y conocer en detalle el tejido empresarial español de mano de sus protagonistas. El encuentro, que tuvo lugar el pasado 27 de mayo en el Hotel Intercontinental de Madrid, se centró en analizar la reforma laboral desde el punto de vista de la patronal de los empresarios españoles.

     

    Así, el primer espada de la organización, Juan Rosell, hizo un repaso de la situación española en lo que se refiere al aspecto laboral, desde la última reforma laboral, así como sus antecedentes, hasta la relación que, a su juicio, guarda con la incipiente recuperación económica.

     

    En este sentido, reconoció la posición ventajosa de España frente a sus vecinos europeos, al contar con pocos y reconocidos agentes sociales. Para el empresario, esta situación, a la hora de negociar con el Ejecutivo, favorece en gran medida el llegar a acuerdos, al tiempo que ayuda a dar pasos importantes en materia laboral en poco tiempo. Como ejemplo destacó que en España “hemos afrontado 36 reformas laborales desde la Transición”. Esta situación se opone a la de algunos de los vecinos europeos, donde los actores sociales son muchos y, además, no están reconocidos por la Constitución, “cosa que sí sucede en España”.

     

    Durante su intervención, Rosell aprovechó para hacer un repaso pormenorizado de lo que ha supuesto en materia laboral los últimos años de crisis económica. Hasta 2009, señaló, el crecimiento económico en España era espectacular, “nuestra economía crecía más que las del resto de Europa, pero se llegó a un punto de inflexión mundial, y pasamos de crecer a decrecer hasta un 3,7%”. Tal y como relató, el decrecimiento arrolló a todas las economías mundiales, como Alemania, que llegó a decrecer un 5%, aunque en el país germano “el empleo se mantuvo, mientras que en España cayó en picado, llegándose a destruir (entre 2009 y 2013) 3 millones de trabajos y 250.000 empresas”.

     

    Entre las razones que esgrimió para esta diferencia entre las economías europeas, Rosell apuntó a que en España existía muy poca flexibilidad para modificar horarios, salarios o incrementar las partidas dedicadas a formación. “Ahí –señaló– estaba una diferencia clara: en Alemania se invirtió mucho dinero en formación a la espera de que llegasen tiempos mejores, mientras que en España gastábamos 32.000 millones únicamente en el desempleo. En nuestro país, la formación corre a cargo de empresarios y trabajadores, y no se tiene libertad de decidir en qué se gasta. Quien mejor gestiona el dinero es quien lo paga”, sentenció el presidente de la patronal de empresarios.

     

    De cara a los próximos meses, Juan Rosell se mostró optimista ciñéndose a los datos que apuntan a una incipiente recuperación de las cifras de empleo en 2014 y 2015, así como a un previsible crecimiento cercano al 3% y la creación de 500.000 nuevos empleos.

     

    Pero también se mostró cauto señalando que queda aún camino por recorrer. Por un lado, el reto para los próximos años será que las empresas identifiquen claramente bajo qué convenio operan y cuántos trabajadores se acogerán al mismo para poder adoptar decisiones adecuadas a cada situación. “Es imprescindible una identificación perfecta por parte de las compañías para que contemos con estadísticas fiables que nos permitan la información necesaria y adecuada para llevar a cabo medidas eficaces. Y todo parece indicar que en los próximos meses se legislará al respecto”, concluyó.

     

    Por otro lado, el presidente de la patronal identificó algunos retos de futuro, como apostar por nuevos modelos de contratación; por la modernización de la negociación colectiva y por dar mayor accesibilidad a las leyes laborales. En su opinión, “ha llegado el momento y hay que saber adaptarse a los nuevos tiempos: debemos tener mayor flexibilidad de acuerdo a las necesidades de los consumidores”.

     

    Para finalizar, Rosell reprochó a quienes critican a los sindicatos que, pese a que “han hecho cosas mal, han dado cohesión social a este país con muchos más aciertos que desaciertos. Tenemos que dar espacio a los sindicatos para que se reestructuren y modernicen, puesto que unos sindicatos fuertes son imprescindibles para la negociación”.

    Galería

    Vídeos