Desayunos de trabajo

José María Cuevas señala la reducción de la contratación temporal y de la presión fiscal como claves de la competitividad

  • José María Cuevas
    Presidente de la CEOE
    Jueves, 10 de Noviembre del 2005
    Madrid
    El presidente de la CEOE, José María Cuevas, señaló la reforma del mercado de trabajo para reducir la contratación temporal y la presión fiscal como dos elementos fundamentales para lograr una mayor competitividad de la economía española. Cuevas hizo estas reflexiones durante el Desayuno de Trabajo de CEDE titulado “Algunas reflexiones a la competitividad de la empresa española” que se celebró el pasado 8 de noviembre en Madrid.  

    La presentación del acto –que pudo seguirse a través de videoconferencia desde distintas ciudades- corrió a cargo del presidente de CEDE, Isidro Fainé, quien destacó la importancia del tema de la ponencia: “Sin una economía muy competitiva y productiva ¿quién puede crecer por mucho tiempo? Es por esto que en caso español, que combina crecimiento fuerte y deterioro competitivo, este sea un tema de capital influencia”.

    En su intervención, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José María Cuevas, aseveró que “el mercado de trabajo y sus condicionantes debe de ser mejorado y condicionado para mantener actividades empresariales propias y exteriores”. En este sentido, la CEOE ha presentado una propuesta para reducir la preocupante tasa de temporalidad en la contratación laboral, si bien Cuevas dijo que en ocasiones este dato puede estar sobrevalorado ya que el 80% de los empleos son indefinidos.

    En concreto, la CEOE propone “aumentar las posibilidades de adaptación de las empresas en este campo a las condiciones cambiantes de la demanda en el mundo con el efecto de la globalización y, al mismo tiempo, favorecer la contratación estable o indefinida”. Esto significaría que, en un plazo relativamente corto, 5 millones de contratos temporales pasasen a ser indefinidos, lo que representaría una reducción de 12% de la tasa de temporalidad y la equiparación de la tasa española con la europea. Si se tomase en cuenta esta propuesta, los contratos de obra y servicio se harían como indefinidos.

    Por lo que se refiere a las debilidades de la competitividad de la economía española en materia de precios y costes, Cuevas señaló la evolución en el gasto de los poderes públicos, que representan el 49% del total de las recaudaciones. El presidente de la CEOE aseguró que “en una fase expansiva de la economía española, como la que estamos viviendo, los gastos no deberían ser expansivos, que refuerzan la elevación de los precios. Bien al contrario, deberían moderarse y reducirse en algunos campos para asegurar el superávit de las cuentas públicas sin elevar la presión fiscal”.

    En este sentido recordó que el crecimiento de los ingresos impositivos previsto en dos décimas en relación al PIB en 2006, seguirá a las sucesivas subidas de la presión fiscal que se han ido produciendo en los últimos años. Por esto, recomendó una reforma de la fiscalidad, que ha de consistir “en rebajar la presión fiscal y no sólo en variar la misma entre imposición directa e indirecta”.

    Logros y debilidades

    Desde un plano más general, el presidente de la CEOE hizo un balance positivo de los cinco primeros años del nuevo siglo ya que, según él, ha sido un periodo marcado por la convergencia real de la economía española con la de la Unión Europea. España crece más que buena parte de los socios europeos y crea más empleo. Esto es debido al fuerte empuje de nuestra demanda interna, que aumenta una tasa de casi el 6% impulsada por el consumo de las familias, el auge del turismo y la construcción de infraestructuras.

    No obstante, el cuadro también ofrece aspectos menos positivos. El crecimiento de la economía española sufre un fuerte desequilibrio propiciado por el gran impulso de la demanda interna y el creciente déficit del sector exterior de la economía española, que resta actividad y empleo en España. Según Cuevas, este dato refleja la competitividad y de hecho ya ha llegado al 7,5% del PIB.

    A decir del presidente de la CEOE, esta tendencia se mantendrá a lo largo de 2006, salvo una subida de tipos en la zona euro o algún imprevisto, pero también advirtió que si “no se modifican las condiciones básicas de nuestra competitividad, veremos acentuarse el proceso de deslocalizaciones de nuestras empresas e inversiones interiores y exteriores”.

    En la ronda de preguntas –que fue moderada por Julio Juberías, presidente del Grupo de Trabajo para la Internacionalización del Directivo de CEDE- José María Cuevas anunció que en pocos días visitará España una importante delegación china con su presidente, de la que esperan alguna compensación al desequilibrio comercial que existe entre ambos países. Siguieron este acto a través de videoconferencia desde Barcelona, Bilbao, Santa Cruz de Tenerife, Palma de Mallorca, Murcia, Córdoba, Girona.

    Galería