Desayunos de trabajo

Rodrigo Rato afirma que España debe tener una posición más proactiva en la definición de la política económica europea

  • Rodrigo Rato
    Vicepresidente primero del Gobierno y Ministro de Economía español
    Martes, 24 de Febrero del 2004
    Hotel Ritz de Madrid
    El Vicepresidente primero del Gobierno y Ministro de Economía español, Rodrigo Rato, planteó el martes 24 de febrero, en el desayuno de trabajo de CEDE celebrado en el Hotel Ritz de Madrid, cuáles son los retos a los que se enfrenta la economía española en los próximos años.  

    El Vicepresidente primero del Gobierno y Ministro de Economía español, Rodrigo Rato, planteó el martes 24 de febrero, en el desayuno de trabajo de CEDE celebrado en el Hotel Ritz de Madrid, cuáles son los retos a los que se enfrenta la economía española en los próximos años.

    El desayuno fue seguido a través de videoconferencia por las entidades confederadas desde Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Palma de Mallorca y Girona y contó con la participación de más de 500 directivos.

    La presentación del titular de Economía corrió a cargo de Isidre Fainé, presidente de CEDE, quien dijo de Rato ser “uno de los políticos de mayor talla y experiencia que ha tenido España” y del que destacó “su labor profesional al frente de la vicepresidencia del Gobierno”, que ha ocupado desde 1996, y el “logro de haber situado España a la cabeza de los países que adoptaron la moneda única”.

    El Ministro de Economía empezó su intervención haciendo un repaso a la que ha sido la política económica del partido gobernante en los últimos ocho años, para después señalar que España debe seguir practicando reformas, con el objetivo de avanzar en una mayor liberalización de los mercados, y llevando a cabo políticas impositivas más eficientes. Rato se refirió también a la convergencia de España con los países de la Unión Europea y perfiló algunos de los puntos del programa económico del PP.

    El papel de España en Europa

    Para Rato, la globalización y la pertenencia al euro han cambiado la manera de llevar a cabo la política macroeconómica y las políticas económicas, y los cambios que hemos vivido en la última década en el contexto internacional no son el final, sino un anticipo de efectos más profundos que veremos manifestarse a lo largo de los próximos años. Entre ellos, apuntó la aparición de operadores económicos más potentes (entre los que citó a China), los efectos de la ampliación de la Unión Europea y los de las nuevas tecnologías en las políticas macroeconómicas.

    A pesar de la buena marcha de la economía española, el ministro señaló que “no es el momento de lanzar al país el mensaje de que está todo hecho”. En este sentido, reconoció que España es envidiado a nivel internacional por ser un país abierto al cambio, que ha sabido superar los retos que se le han ido presentando.

    No obstante, afirmó que España no ha culminado aún su proceso de convergencia europea, como pone de manifiesto el no haber alcanzado todavía la media de la renta europea.

    También desde el punto de vista macroeconómico, el titular de Economía afirmó que España “debe tener una posición cada vez más proactiva en la definición de la política económica europea”. “Tenemos cosas que aportar, al igual que lo estamos haciendo en el Pacto de Estabilidad”, añadió.

    “En I+D+i tenemos que avanzar en ser más competitivos”

    La educación y la I+D+i (Investigación + Desarrollo + innovación) son dos de los desafíos a los que se enfrenta España en los próximos años. En estos ámbitos el ministro reconoció que vamos con retraso y tenemos que avanzar en ser más competitivos.

    Sobre el primero, el ministro afirmó que el estado debe invertir muchos recursos. Respecto a la I+D+i, y en respuesta a una pregunta planteada durante el coloquio, apuntó que ahora estamos al 1% del PIB y que debemos llegar al 2% “para estar en la media europea”.

    Según Rato en España “el problema es que dos tercios de la I+D se financia con dinero público y el tercio restante con privado”, a la inversa de lo que sucede en Europa. Respecto a las medidas que deberían implantarse para incentivar la creación del I+D+i en el tejido empresarial español el ministro señaló que ya se han dado pasos importantes. En este aspecto apuntó la introducción de la innovación, algo que en su momento –cuando Rato era ministro de Hacienda- no fue fácil desde el punto de vista de las decisiones tributarias.

    En segundo lugar destacó los incentivos fiscales -tanto los diseñados en la pasada legislatura como en la presente- calificados de “muy ambiciosos y muy efectivos”, aunque reconoció que aún no están siendo utilizados de manera óptima por las empresas.

    Durante su intervención, y también en referencia al I+D+i, el vicepresidente primero del Gobierno dijo que “la sociedad española debe exigir a los gobernantes una mejor colaboración entre las administraciones públicas y las empresas”.

    Conseguir un crecimiento sostenido y estable

    Respecto a la Política Económica, Rato explicó que no es una política de milagros, sino que es una política de “esfuerzo y constancia”. El ministro afirmó que para que las cosas fructifiquen son necesarias políticas que se mantengan en el tiempo y que vayan evolucionando, para poder así influenciar la realidad.

    Durante su intervención, Rodrigo Rato explicó que su partido, desde mediados de los años ochenta, definió como objetivos la estabilidad macroeconómica y las reformas estructurales, convencido de que a través de estos dos instrumentos se podría cambiar el ciclo económico español y convertirlo en largo y estable.

    En referencia a las políticas de reforma del mercado laboral, Rató incidió en la necesidad de tener mercados laborales eficientes y señaló que “los gobiernos han de plantear políticas laborales de forma constante, adaptándose a los cambios, a las propias realidades”.

    En este aspecto, Rato explicó cuáles serían las 4 áreas en las que se concentrarían las reformas laborales en los próximos cuatro años, de ganar el Partido Popular las elecciones del 14 de marzo. Estos cuatro ejes citados por el vicepresidente primero son la negociación colectiva, el papel de la mujer en el mercado laboral español, la reducción de la temporalidad y todo aquello relacionado con la formación continua.

    Respecto a la negociación colectiva, Rato resaltó la importancia de la fijación de los costes, en los que debían intervenir, no sólo la variable inflacionaria, sino también otros aspectos como la productividad y la competitividad en los mercados exteriores. Sobre el papel de la mujer en el mercado laboral español, el ministro afirmó que se ha incrementado el número de mujeres pero que para favorecer una mayor empleabilidad femenina hay que incidir en la conciliación de la vida familiar y laboral. En cuanto a la temporalidad, Rato apuntó que España tiene el doble de temporalidad que nuestros países vecinos y que se debe trabajar para perfeccionar los mecanismos de control de la misma.

    Galería