Liderando en Positivo

Entrevista a Ricardo Fornesa

  • Ricardo Fornesa
    Lunes, 1 de Junio del 2009

    Internacionalización, modelos de gestión, responsabilidad corporativa o innovación, son algunos de los temas abordados por Ricardo Fornesa en la primera entrevista del proyecto “Liderando en Positivo”. El presidente de Criteria analiza también algunas de las claves de la evolución económica y social del empresariado español en las últimas décadas, la relación entre los ámbitos público y privado y el modelo de las cajas de ahorro en España.

    Documentos adjuntos

    CV del Invitado

    Transcripción de la entrevista

    A continuación se reproducen algunos extractos de la entrevista mantenida con Fornesa.

    1. Directivos ¿formación especializada o generalista?

    “El paso de profesionales del sector público al sector privado ha sido positivo tanto para las empresas como para la economía española. En España hay numerosos profesionales procedentes del sector público que han sido primeras figuras de muchas empresas, y eso es algo que sigue ocurriendo. Son personas que han sabido dar respuestas correctas y han dejado un impacto satisfactorio. El gran dilema que se le presenta a cualquier profesional, sea ingeniero o abogado, es decidir si le conviene especializarse o convertirse en un líder generalista y, como tal, asumir una responsabilidad ejecutiva y empresarial”.

    2. En busca de un modelo universitario eficiente

    “Las universidades privadas desempeñan un papel muy importante a la hora de escoger y desarrollar proyectos de innovación. De esta manera, la empleabilidad de los alumnos recién licenciados o diplomados, tiene una cuota de éxito importantísima. Soy partidario de esta gestión privada, siempre bajo el control, planificación y competencia de la autoridad pública. Entiendo que la gestión del personal, del cliente, en este caso del estudiante, es mucho más profunda, próxima y definitiva… y este es un modelo de gestión a extender a la universidad pública”.

    3. La relacion del consejo con los socios industriales en Agbar

    “En cuanto a mi experiencia con socios internacionales, cuando alcancé la presidencia de Aguas de Barcelona, hace ya 27 años, la plana mayor del accionariado era la banca española. La presencia de los franceses en la compañía fue una presencia gradual y continuada. No fue una participación inicial calificada, sino que se les planteó a ellos mismos como una porción no de mando ni de influencia decisiva. Eran socios industriales que podían expresar una opinión conveniente. He transcurrido los 27 años sin ninguna sensación de agobio, con un buen entendimiento con el grupo francés y con una actitud de buenos socios, buenas relaciones y buen entendimiento”.

    4. Equilibrio conceptual y geográfico en la gestión de Agbar

    “Desde el momento en el que entré en Aguas de Barcelona advertí que estar sujeto a una o dos tarifas podía ser suicida. Iniciamos un periodo de diversificación muy amplia, y no solo en lo conceptual (residuos, seguros de salud, agua mineral embotellada…). Así se equilibraba nuestra cuenta de resultados y no la hacíamos depender de una única tarifa. Recordemos que las tarifas son de competencia municipal e independientes de su presencia en distintos países: Chile, Argentina…Aguas de Barcelona está en mil municipios españoles. Esto le da un equilibrio tarifario enorme y permite equilibrar las decisiones y conveniencias de cada ayuntamiento. El inversor en bolsa entiende esto, porque se explica constantemente que el equilibrio conceptual y el equilibrio geográfico logran superar las dependencias, las subordinaciones y las servidumbres de una relación tarifaria. Esto ha sido un éxito en todo momento. Cada una de estas inversiones, llegado el momento de desinvertir, ha supuesto unas plusvalías considerables”.

    5. La solvencia de las cajas de ahorros

    “Muchas veces se ha criticado el modelo de las cajas de ahorro. Sin embargo, el mundo está lleno de empresas que no tienen el capital dividido por acciones, que subsisten plenamente y que no tienen enemigos. La pregunta entonces es ¿por qué ocurre esto cuándo estas entidades funcionan correctamente y lo han hecho en España a lo largo de todo este tiempo? El modelo de cajas de ahorro podría ser un buen ejemplo para países que tienen exclusión financiera. Por ejemplo, todo el mundo sabe que la banca sudamericana es muy poco apta para las economías modestas. Para incorporar al mundo financiero a las clases modestas, sería una buena experiencia que el modelo de las cajas de ahorro se replicara en Sudamérica, algo que, hasta el momento, no se ha probado seriamente. Creo que no es un modelo a extinguir sino a extender. El ejemplo de España, incluso en estos momentos de crisis, es demostrar el valor de permanencia y solvencia de estas cajas. Es cierto además que la crisis les ha tocado más de cerca, ya que tienen una especial dedicación al sector inmobiliario, pero no por ello se puede decir que se hayan equivocado en este momento. Las cajas siempre han sido especialmente inmobiliarias e hipotecarias. Creo que tienen valor propio para subsistir, aunque necesitarán y permitirán alguna corrección, pero en todo caso es un modelo digno de ser conservado. El modelo de gestor bancario o de directivo bancario tanto en las cajas como en los bancos es el mismo, pero el profesional ha de comportase de diferente manera. Una de mis frases favoritas es que “los resultados son como la respiración para la empresa: imprescindibles para sobrevivir y desarrollarse”. Ocurre igual en las cajas de ahorros y en los bancos… pero hay un motivo añadido también para cualquier empresa: el hacer las cosas bien, tener una buena imagen, tener un concepto de realización adecuada en sus propios programas y proyectos. Estas cuestiones tienen que interesar a cualquier empresario, aunque se trate de una sociedad anónima, sino “andará cojo”. Esa respiración es el beneficio. Pero respiramos para vivir, no vivimos para respirar. Necesitamos ganar dinero para sobrevivir, pero es necesario tener otros objetivos. Este segundo aspecto en las cajas de ahorro está especialmente acentuado: quien pretenda adaptarse a la naturalidad e idiosincrasia de las cajas tiene que captar dicha peculiaridad: que si bien la cuenta de resultados es importantísima, su razón de ser, su procedencia, su origen y su aplicación viene condicionado más que en otras empresas a su condición de entidad social.

    6. La responsabilidad corporativa, un aspecto imprescindible para las compañías

    “En cuanto a Responsabilidad Corporativa, la Caixa tiene una posición muy destacada a nivel mundial y, por tanto, es un caso de afirmación y reconocimiento indiscutible. En el caso de las demás empresas, en los últimos años han dado un cambio impresionante. La doctrina y los criterios de responsabilidad social corporativa se han incorporado seriamente. Las empresas han entendido que la cuenta de resultados es importantísima, pero que la preocupación por la sociedad, por la naturaleza, son elementos que otorgan imagen, credibilidad y proximidad a una empresa, así como el hecho de que el cliente debe cuidarse con una presentación atractiva. La empresa que quiera ser atractiva no puede ser una empresa “pesetera” exclusivamente, sino que ha de ser una empresa con sentido social. Las grandes empresas han asumido este criterio, y hay muchas que tienen una participación muy calificada y muy exitosa en el ámbito social”.

    7. Pros y contras de la capitalización bursátil

    “Una empresa, al no depender de la Bolsa no consigue una dotación de capital cuando lo necesita, de una forma adecuada y fácil. Siempre se es más independiente sin estar en Bolsa. Por el contrario, se adquiere más prestigio, más imagen y más calidad así como mayor sensación de contraste en la gestión si se está en la Bolsa. En definitiva, es un equilibrio de aspectos positivos y negativos”.

    8. La incoporación de la sociedad a la toma de decisiones inversoras

    “En España tenemos el perfecto ejemplo de las clases modestas que, en otro tiempo, no tenían contacto con la banca, porque ésta las rechazaba. Ante esta situación, las cajas iniciaron esta relación cuando dichas clases modestas representaban una porción económica muy limitada. La trayectoria de la historia ha mejorando sensiblemente, y ahora todo el mundo desea a estas clases como clientes. Aquella gente que tenía que firmar con su huella su libreta de ahorros, ahora discute un fondo de inversión, se ha especializado en actividades financieras y, por tanto, se ha incorporado al mundo financiero. Esto es un éxito de las cajas y es, en definitiva, un éxito para el país. La gente que antes se sentía alejada de un mecanismo de ahorro, de un mecanismo de inversión, ha logrado incorporarse y tener su opinión con capacidad de decidir en este ámbito”.

    9. La innovación y las nuevas tecnologías

    “A mi modo de ver, un modelo a seguir en la informatización del sector ha sido el de la Caixa. Hoy día la informatización es propia de todo el sector, pero cuando empezaron las nuevas tecnologías, la Caixa era la más avanzada. Sin ánimo de ser pretencioso, la Caixa siempre obtiene el número uno en cualquier mecanismo de valoración o de encuestas sobre calificación de nivel informático o de banca online. Esto es así porque se tomó la decisión de empezar antes y, de hecho, la Caixa tenía un nivel de informatización considerable desde antes de 1977”.

    10. La influencia política en el sector financiero

    “Uno de los aspectos que más se atribuye como inconveniente o defecto a las cajas de ahorro es su politización. Esto depende de la participación de los políticos en su asamblea general. En muchos casos se ha limitado al 50% y en el caso de la Caixa, es del 23%. Evidentemente, no es mayoría y mucho más si tenemos en cuenta que no son del mismo signo político. Es decir, en el consejo de administración de la caja puede haber tres representantes políticos pero de partidos diferentes. Por consiguiente, no tienen fuerza proporcional suficiente para imponerse ni unión entre ellos para tener un criterio uniforme. Así es que se ha demostrado que en la zona donde menos ámbito tiene la presencia e influencia política es en las cajas de Catalunya”.

    11. La calidad de las prestaciones, clave para la elección de servicios

    “Se ha demostrado que el español, cualquiera que sean sus simpatías, tiene la racionalidad y el sentido práctico suficiente para acudir al proveedor que le conviene. Y por consiguiente, la Caixa, que es innegablemente y obviamente catalana, ha tenido esta aceptación porque presta un buen servicio y ofrece solvencia. Me permitiría añadir que, tan descaradamente catalana como la Caixa, es Aguas de Barcelona y está presente en mil municipios españoles, es decir, no sólo tiene clientes, sino que sus clientes son entidades públicas que a la hora de elegir un servicio buscan buena prestación”.

    12. La recuperación permanente del sector inmobiliario

    “Recordemos que en algunas grandes crisis anteriores se perdieron 56 bancos, fundamentalmente aquellos que se llamaban “bancos industriales”, que tenían mayor dedicación que la banca convencional hacia

    13. La internacionalización de la empresa y los directivos españoles

    “Nuestra salida al exterior tiene para mí una explicación, y es necesario recordar el origen y las circunstancias en las que se produjo. He mencionado en numerosas ocasiones el hecho de que el empresariado español circulaba por España pensado que era peligroso marcharse al exterior porque el exterior estaba lleno para la clase media, de peligros demoniacos como ateos, protestantes, socialistas, comunistas, señores de poca vestimenta… y por ello se instalaba en el sentir de las personas que era mejor quedarse quieto en España. Se marchaban los obreros con los riesgos morales extraordinarios que esto suponía, pero la burguesía se quedaba aquí. Cuando se abrieron las puertas y se demostró que era muy divertido conectar con este mundo variopinto del exterior, los españoles quisieron salir en tropel, pero hablaban solamente castellano, por lo que estaban teledirigidos a Sudamérica de una forma inevitable. Creo que la inversión española en el exterior empezó a ser importantísima en cuantía y en proporción de nuestras capacidades económicas, pero estaban concentradas en Sudamérica. Y, en mi opinión, hubiese sido mejor dispersarse en diversos ámbitos. La inversión española en Sudamérica ha hecho una aportación increíble, generando cambios sustanciales en la calidad de servicios de muchas ciudades. Hoy permanece buena parte de la gestión derivada de esta inversión. Afortunadamente, hoy día el empresario español ha aprendido más inglés y se ha situado en otros ámbitos y ahora incluso va a China. Creo que es bueno y positivo comprender y comprobar que España mantiene su sector de inversiones en el exterior en una proporción considerable y de mucha calidad en ámbitos superiores al de Sudamérica. La existencia de directivos españoles dispuestos a ir a Sudamérica a China o a Inglaterra ha sido muy reducida. De hecho, al principio fue dificilísimo y se ha ido introduciendo a base del ejemplo. Lo he vivido desde las primeras presidencias de Aguas de Barcelona. Difícil porque, como hemos dicho, no había hábito en este sentido, y en Cataluña la gente no se quería marchar. Los otros países tenían la conexión con el exterior que le había dado la conservación de “su imperio”; todos en la vida habían tenido un tío en la India o un pariente en Argelia, algo que no ocurría en España. Además, como los primeros desplazamientos han sido cómodos, ir a Buenos Aires o a Santiago de Chile con familia, no era complicado. Ir a Yakarta era más complicado, pero ello ya vino en una segunda ola. Los que ahora van, saben lo que ha ocurrido en la historia, han visto la experiencia de los que han ido antes, se han dado cuenta de que el empresario, el directivo, el profesional que está situado en el extranjero, está generalmente bien tratado y mimado. Posteriormente se le agradece tras su retorno el riesgo asumido debido a la inestabilidad del país. La gente lo ha ido asumiendo y ahora hay muchas más personas dispuestas a irse. Los inicios fueron difíciles porque la gente no se quería ir”.

    14. La relacion entre los ámbitos político y empresarial

    “Me considero una persona extraordinariamente liberal y por ello llegaría a la conclusión de que la política siempre es, en cierto modo, un obstáculo al desarrollo de la actividad económica. En España también. Para relativizar esta afirmación que parece muy contundente, estoy comprobando que a mayor nivel, a mayor envergadura e importancia del programa o proyecto, la interferencia política es casi inevitable y así se puede comprobar. Hemos visto lo que ha ocurrido con la banca en numerosos países y cómo las decisiones de los gobiernos han interferido. Por ejemplo, hemos visto que incluso Francia consideraba un patrimonio de la Humanidad a la empresa Danone. Es decir, la política ya no solo está presente en las entidades concesionarias sino en otras empresas meramente industriales. La presencia de la política, normalmente es una rémora que puede entorpecer o destruir un proyecto pero que hemos de aceptar que no es un caso único ni exclusivo de España. Muchas veces se ha utilizado el intervencionismo como arma política y algunos de los políticos se han enfrentado a un proyecto, no por su calidad o por sus inconvenientes, sino porque era una arma respecto de otro. Y esto es lo desagradable: cuando no hay argumentos de peso para destruir o negar la validez de un proyecto empresarial, sino que se persigue perjudicar al otro partido político. En mi opinión, esta es la gestión más desagradable e inconveniente de la política”.

    15. La eficacia de la gestion privada

    “He dicho en numerosas ocasiones, pues me parece que está claro que soy privatista, que la ejecución de la gestión tiene que ser privada, pero la planificación y control me parece muy bien que sea del Estado. En muchas ocasiones al Estado no le gusta quedarse atrás porque no controla. Los políticos cubren la sensación de que controlan mal, gestionando: “yo me lo guiso y yo me lo como”, y de esta manera el fallo no se nota tanto. Pero nadie protesta porque el Estado controle una sanidad privada o a nadie le molesta que el Estado controle una enseñanza privada… De lo que somos partidarios los privatistas, es de que se gestione por lo privado, o con criterios privados, el servicio público de referencia, y que el Estado mantenga sus grandes capacidades y competencias obligatorias de control y planificación”.