Comisiones de trabajo

Comisión De Ética Y De Asuntos Sociales

  • El año 2015 ha estado marcado por el planteamiento y difusión de un nuevo marco ético y de responsabilidad social.
    Pilar Gómez-Acebo Presidente
    "Sobre la problemática de la mala imagen social de la figura del empresario y el mundo de la empresa, las conclusiones se dirigen hacia la necesidad de volver a plantear la verdadera misión de la empresa como generadora de riqueza en la sociedad."

    A través de más de treinta intervenciones, conferencias y mesas redondas celebradas en empresas, instituciones y organismos de carácter nacional e internacional, se han generado debates en profundidad por parte de distintos especialistas, como filósofos, jueces, profesionales y directivos sobre los casos más destacados del panorama empresarial.

    En dichas intervenciones se han abordado desde los códigos éticos a los múltiples sistemas de buenas prácticas, siendo especialmente controvertido el tema de la imagen del empresario en la sociedad.

    En lo referente al código ético como guía de conducta a seguir, se han planteado diversos mecanismos correctores que evitan ser considerados como meros marcos teóricos de comportamiento o simples amortiguadores de conductas poco recomendables, para convertirlos en mecanismos de actuación que permitan aterrizar en la práctica cotidiana todas

    aquellas conductas que se recogen en sus respectivas declaraciones. Asimismo, hacerlos coincidir con un sistema de buenas prácticas internas, como alternativa eficaz, permite a todos y cada uno de los integrantes participar y sentirse orgullosos de pertenecer a una entidad que promueve el beneficio desde el compromiso social al que todos pueden contribuir a título individual.

    La exigencia y la generosidad inteligente constituyen las claves de este tipo de actuación, como generadoras de

    compromiso, dirigidas a superar la desafección laboral y el paro interno predominante en gran parte de las organizaciones de hoy en día, en las que la prioridad dominante es cobrar a fin de mes y cuanto más mejor, generando desconfianza y egoísmo en la interacción de empleados y directivos que forman esa organización.

    En aquellos foros donde ha destacado la problemática de la mala imagen social de la figura del empresario y el mundo de la empresa en su conjunto, desde el propio sistema educativo hasta los medios de comunicación, las conclusiones se dirigen hacia la necesidad de volver a plantear la verdadera misión de la empresa como generadora de riqueza en la sociedad y no como un medio para ganar dinero y obtener el máximo beneficio a toda costa: volver a generar riqueza social como causa

    esencial que en consecuencia, gana dinero y produce beneficios a título particular y no al revés, siendo el mejor camino para producir un cambio real y necesario de su papel en la sociedad.

    Por último destacar la activa participación en el primer estudio realizado en España sobre “La Soledad” como problema que aglutina a diversos colectivos de riesgo como jóvenes, jubilados, mujeres, emigrantes, parados de larga duración, enfermos…., a los que no dejan de sumarse nuevos grupos sociales que van sufriendo el aislamiento social y en los que todo el mundo puede verse envuelto en un momento determinado de su vida.

    La incidencia social por la marginación que supone, política por la radicalización de posturas que genera y económica por su repercusión en las grandes cifras, han promovido la demanda de realización de una segunda parte, que igualmente tendrá una presentación geográfica rotatoria por diferentes provincias de nuestro país y que abordará los efectos de la soledad en la cuenta de resultados global.