Comisiones de trabajo

Comisión De Gestión Del Conocimiento Empresarial

  • 2015 es punto de inflexión en el proceso de recuperación económica. De unas expectativas de crecimiento casi inexistentes en años anteriores se ha comenzado a ver una estabilidad en los mercados que está favoreciendo el desarrollo empresarial y que toma carta de naturaleza para afirmar que se está consolidando un proceso de crecimiento estable. Sin embargo, no se deben desatar las alarmas si se observan periodos puntuales de inestabilidad. En esas ocasiones cobra especial relevancia la capacidad de los directivos para navegar en aguas en tanto benévolas y como turbulentas sin miedo pero no por ello sin precaución.
    José Antonio Vega Presidente
    "El conocimiento es un pilar del desarrollo directivo y es la base de diferenciación para el futuro."

    Se atribuye a Thomas Hobbes el adagio “Primum vivere, deinde philosophari” aunque muy probablemente es anterior a este filósofo. El caso es que en esta frase se sintetiza la importancia del conocimiento dentro de las organizaciones y ha sido uno de los ejes que han servido para el desarrollo de las actividades de la Comisión a lo largo del último año. Ya no resulta extraño el hablar de la tecnología, la formación y el conocimiento como pilares de la sostenibilidad y el desarrollo económico y empresarial. Esto que recientemente ha venido a llamarse la digitalización de la empresa no es sino la cristalización de un proceso de transformación cuyo inicio es necesario buscar a finales del siglo pasado.

    El siglo XXI ha permitido dar forma en la empresa a las ideas de los directivos, ha permitido gestionar el talento de manera especializada tanto en la gestión de las compras como en la gestión de la información; tanto en la realización de inversiones como en la gestión de la información procedente del mundo que nos rodea.

    Su análisis (de la información), sistematización y procesamiento para servir al fin con que toda empresa es creada, sobrevivir de manera rentable para sí misma y para la sociedad en la que desarrolla su actividad (y entiéndase rentabilidad en un sentido muy amplio) ha sido uno de los puntos de estudio y reflexión. El conocimiento es un pilar del desarrollo directivo y es la base de diferenciación para el futuro, y entendiéndolo así en la Comisión hemos podido analizar la importancia de los grupos estratégicos como fórmula para aglutinar masa crítica que sustente el desarrollo e impulse el futuro.

    No cabe la complacencia, ni mucho menos, todos y cada uno de nosotros en nuestras diferentes responsabilidades hemos de ser capaces de crear valor de manera sostenible pero eso será una tarea complicada si antes no somos capaces de establecer el punto de partida para esa creación de valor, aquello en lo que tanto la empresa como cada uno de nosotros somos diferenciales. La evolución acompaña mejoras del día a día pero la adaptación permite proceder de manera disruptiva y afrontar los retos que se planteen.

    Desde la Comisión de Gestión del Conocimiento Empresarial continuaremos progresando en la búsqueda de herramientas que ayuden a los directivos en la creación de un entorno más estable y valioso para el futuro.