Comisiones de trabajo

Comisión De Relaciones Internacionales

  • Gracias al esfuerzo y talento de los directivos españoles, las empresas españolas han vuelto a demostrar en 2015 su competitividad internacional en un mundo cada vez más complejo, hiperconectado y en profunda y constante transformación.
    John M. Scott Presidente
    "Los modelos de negocio de cualquier industria están obligados a transformarse y a aprovechar las ventajas que ofrece esta nueva era."

    Las exportaciones españolas crecieron un 4,3% y los flujos netos de inversiones en el exterior aumentaron un 22% en 2015. Todo ello en una coyuntura doméstica más favorable, con un incremento del consumo privado del 3,1%, y en un contexto internacional de elevada incertidumbre. La desaceleración de la economía china, la brusca caída del precio del petróleo y las materias primas, su efecto sobre las economías emergentes o las alteraciones cambiarias y de tipos de interés son muestra de ello.

    La realidad que cada vez más compañías españolas comprueban es que frente a las incertidumbres existe una oportunidad histórica: aprovechar y beneficiarse de la globalización, que avanza de forma imparable, impulsada por las mejoras tecnológicas y la conectividad. Los modelos de negocio de cualquier industria están obligados a transformarse y a aprovechar las ventajas que ofrece esta nueva era. Así quedó reflejado en la última reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, que calificó a este momento histórico como la “cuarta revolución industrial”.

    El Big Data tiene mucho que decir en este proceso de transformación. Está llamado a ser una de las mayores fuentes de innovación y de creación de valor para las empresas y gobiernos. En efecto, el aprovechamiento de los millones de datos generados cada día en cualquier actividad abre unas posibilidades inmensas de desarrollo y generación de riqueza.

    La ciberseguridad o el impacto de los cambios regulatorios, tanto a nivel local como regional (en forma de macroacuerdos de libre comercio e inversión), son otros de los ingredientes de esta nueva era. Y detrás de todos ellos subyace la importancia de la estrategia como vía para anticiparse de forma eficiente al cambio.

    Desde la comisión trabajaremos en continuar identificando las claves de esta nueva realidad en la que se mueven nuestras empresas y directivos, para sacar el máximo provecho a las oportunidades que ofrece.

     

    Objetivos

    En la Comisión somos conscientes de la importancia de una internacionalización empresarial estructural, en cuyo impulso juega un papel clave el directivo.

    Entre los objetivos de la Comisión destacan:

    • El reconocimiento de la función de internacionalización del directivo.

    • La formación y networking.

    • El conocimiento de las mejores prácticas y modelos de éxito.

    • El apoyo a la internacionalización de la empresa española.

    • La aportación de valor a las actuaciones de las administraciones y entidades públicas.