Opinión

Facilitar ideas nuevas en la empresa

  • Jueves, 3 de Abril del 2014 CEDE

    La generación de ideas es la antesala para la innovación en productos, servicios o procesos. La implicación del directivo en todo el camino es la base para el éxito. El simple gesto de esponsorizar dicho camino sirve para dar la confianza necesaria a todo el equipo. Evidentemente, todo ello no nace de la nada. La constancia para impregnar y creer en la evolución continua es casi una obligación.

    Cuando una empresa consigue que la innovación sea parte de su ADN es que ha facilitado su camino hacia la competitividad. Muchas veces, la generación de ideas para el cambio ha sido una obligación en una empresa sin que se viese como parte de ese proceso de innovación continua. En otros casos, ha quedado como algo testimonial y más enfocado a incentivar al equipo sin que posteriormente pasase a la implementación. La innovación debe estar en el centro de la empresa.

    Lo remarcaba el presidente de AGBAR, Ángel Simon, en uno de los Desayuno CEDE. Se refería a mover la empresa desde la innovación para mejorar los productos, y es también aplicable a los servicios y los procesos. En los dos primeros casos, recordaba Simon, es muy fácil que otra empresa replique aquello que sale en el mercado.

    Desde esa premisa, ¿de dónde vienen entonces las ideas para innovar? El primer paso es disponer de un mapa del ecosistema de agentes que se relacionan con la empresa, tanto dentro como fuera de la misma. La labor del directivo, y de todo el equipo directivo, es facilitar la extracción y la gestión de ideas dentro de ese ecosistema abierto.

    Es muy interesante la inclusión de los clientes finales en ese ecosistema. El ochenta por ciento de las mejoras en una empresa proviene de ideas de los clientes, según un estudio que se explica en Chief Executive. Entre los distintos casos que expone el artículo, destaca lo que hace la compañía de materiales Graniterock. Esta empresa permite al cliente no pagar si está descontento con el producto recibido. Su única obligación para recibir el dinero es que tiene que explicar el por qué no le ha gustado el producto en una llamada que recibe de Graniterock.

    Esta escucha activa del cliente forma parte del proceso. Hay otros ejemplos en los que se crean periódicas sesiones de co-creación con clientes. El experto en creatividad Robert F. Brands nos explica que esas sesiones deben incorporar tambien a personas de dentro de la empresa, en su rol de consumidor. Es más, de esas sesiones se deben generar prototipos rápidos para probar inmediatamente con potenciales clientes y, así, corregir errores antes de tener el producto o servicio final.

    Más radical es la opción de implicar activamente a los mismos consumidores. En algunos casos se trata de iniciativas de esos últimos a las que la misma compañía se ha acabado sumando para aprovechar el valor generado. Es el caso de Ikeafans.

    Una vez seleccionadas las ideas, es clave su gestión para que sean implementadas. Sigamos en la participación de los consumidores en esa parte del proceso. Lego da la oportunidad de que los consumidores creen un modelo y entren en un concurso de ideas para ser ejecutadas posteriormente. Los que ganan tienen royalties de las ventas posteriores.

    Algo más prosaico, pero igual de efectivo, es lo que hace el proyecto de la profesora Gretchen LeBuhn, de la Universidad de San Francisco. LeBuhn tiene a más de 100.000 voluntarios que le envían datos sobre las abejas que polinizan en los girsoles de sus respectivos jardines. Con esta metodología, ha podido realizar un mapa actualizado en tiempo real del camino y comportamiento de las abejas, para facilitar la labor de conservación de su proceso en beneficio del sector del vino en Napa Valley (Estados Unidos).

    En todos los modelos de generación y gestión de las ideas, funcionan aquellos en que los directivos están implicados. Desde el Drucker Institute hacen una radiografía de más de cincuenta puntos que deben considerarse para que el proceso sea efectivo. Esas recomendaciones tienen sentido con la participación directiva.