Opinión

"La función presupuestaria de estabilidad tiene por objetivo corregir los desequilibrios macroeconómicos"

  • Jueves, 15 de Febrero del 2007 D. José Barea Presidente de honor de AECA y académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas
    El pasado 29 de diciembre de 2006, el BOE publicó la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el 2007, aprobada días antes por el Congreso de los Diputados. En este artículo, el profesor Barea desgrana los puntos más importantes de los presupuestos, a la vez que da su particular visión sobre algunos de los artículos más polémicos.   (Tiempo estimado de lectura: 4 minutos)

    ¿Cómo valora los nuevos Presupuestos Generales del Estado?

    Los gastos no financieros del Estado aumentan el 6,7% sobre el inicial de 2006, en línea con el crecimiento nominal del Producto Interior Bruto (PIB) para 2007, que supone un deflactor implícito para el PIB de 3,4%. La principal medida a adoptar para controlar nuestro diferencial de inflación tendría que haber sido obtener un fuerte superávit en las Cuentas del Estado, 1% del PIB, pero un superávit real, y no como el que se viene obteniendo a consecuencia de trasladar a precios el exceso de demanda interna, que automáticamente da lugar a un incremento monetario de los impuestos indirectos, que a su vez empuja el crecimiento del gasto. El ajuste presupuestario ha de venir no a través de una mayor recaudación de impuestos, derivado de la inflación, sino reduciendo el gasto público para contener fuertemente la demanda interna, que excede en casi 1,5 puntos a nuestro potencial de crecimiento. De no actuar contrayendo el gasto público para obtener un fuerte superávit, el ajuste de la economía se producirá vía paro.

    A nivel de gasto, parece que siguen siendo expansivos, ¿es una medida adecuada para frenar la demanda interna y estabilizar precios?

    La función presupuestaria de estabilidad tiene por objetivo corregir los desequilibrios macroeconómicos de un país. Estos desequilibrios son muy fuertes en España: inflación, más de un punto que la media de los países de la Unión Europea y déficit en balanza de pagos que sobrepasa el 8% del PIB, el más alto del mundo. Este diferencial de inflación se debe al exceso de demanda interna, que excede en 1,5 puntos al potencial de crecimiento de nuestra economía y a la falta de competencia en el sector servicios. El Presupuesto de 2007 no hace nada para contener el exceso de demanda, ya que el Presupuesto de gastos crece al mismo ritmo que el PIB. El alto diferencial de inflación ha dado lugar a una pérdida de competitividad de nuestra economía, como lo demuestra la alta tasa de crecimiento de nuestras importaciones y la caída de las exportaciones. Es necesario cambiar totalmente el rumbo de nuestra política presupuestaria, transformándola en fuertemente contractiva; en tanto esto no suceda, continuará el diferencial de inflación y el déficit comercial.

    Las medidas adoptadas de reducir los impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas y de Sociedades son contrarias a la política de reducción de la demanda interna, indispensable para corregir nuestros desequilibrios macroeconómicos.

    ¿Qué opinión le merece la distribución de dicho gasto?

    En cuanto a la provisión de servicios colectivos, el Presupuesto 2007 considera prioritarios los siguientes:

    a) capital humano y tecnológico (educación, investigación, desarrollo e innovación), con un aumento del 39% sobre 2006. Me parece excelente que tal política se considere prioritaria, si bien no debería limitarse exclusivamente al aumento de la dotación presupuestaria, sino a una evaluación de tal política en cuanto a los resultados obtenidos. Hasta ahora no se ha estrenado la Agencia para la evaluación de las políticas públicas.

    b) la inversión en infraestructuras constituye otra de las políticas prioritarias en el Presupuesto 2007, con un crecimiento del 8,5%. No se tiene en cuenta que la productividad de las infraestructuras tradicionales es hoy día inferior a la de las infraestructuras en tecnologías de la información y el conocimiento, según estudios recientes de la OCDE, sin que el Presupuesto haya recogido esta realidad.

    c) La Justicia, Seguridad ciudadana y Defensa son también políticas prioritarias para 2007, con crecimiento del 8,9%, 12% y 8,6% respectivamente. Las dos primeras son servicios públicos con ineficiencias, pero las ineficiencias no sólo se corrigen con más fondos públicos, sino cambiando la organización de los servicios que los producen.

    Respecto a la función de redistribución de la renta, el Estado interviene para hacer más equitativa la distribución de la renta originada por el mercado. A tal efecto, el gasto de protección social, sin incluir educación, absorbe el 50,5% del gasto total de los Presupuestos Generales Consolidados de 2007, con un crecimiento del 8,4%. Se consideran prioritarias las siguientes políticas:

    a) Pensiones, con un crecimiento del 8% (en las pensiones mínimas del 20%). Desde hace 3 años que el nuevo Gobierno accedió al poder, se ha olvidado de las reformas necesarias para hacer viable a largo plazo el sistema público de pensiones, a pesar de las advertencias de la Comisión Europea y de la OCDE.

    b) La política de vivienda crecerá más del 14%; no se aborda en cambio la reforma de las intervenciones públicas que hacen imposible el mercado de las viviendas en alquiler.

    c) Las dotaciones para dependencia, inmigración y ayuda oficial al desarrollo, son igualmente prioritarias.