Opinión

La gestión del conocimiento en las empresas

  • Jueves, 28 de Septiembre del 2006 José María Viedma Martí Profesor de Administración de Empresas en la escuela de negocios ESADE y en la Universidad Politécnica de Cataluña. Preside la Comisión de Gestión del Conocimiento de la Asociación Española de Directivos
    En la última encuesta del boletín de CEDE preguntábamos si la empresa española valora adecuadamente los intangibles. La respuesta fue rotunda: un 94% de los directivos piensan que no. Ante una estadística tan contundente, creímos oportuno dedicar la "Opinión" de esta semana a desgranar las claves de la gestión del conocimiento. Es una satisfacción hacerlo de la mano de uno de los mayores expertos de la actualidad: el profesor José Mª Viedma.   (Tiempo estimado de lectura: 3 minutos)

    ¿Qué diferencia hay entre la gestión de la información y la gestión del conocimiento en una empresa?

    Según la opinión de los expertos, información y conocimiento son dos cosas marcadamente distintas. Información se refiere a datos estructurados con un propósito determinado. Conocimiento, por el contrario, es lo que cree cada persona específica sobre un tema concreto basándose en sus experiencias, informaciones, sensaciones, etc.. El conocimiento se puede explicitar en manuales, fórmulas, instrucciones de funcionamiento, etc. y se convierte entonces en información para otras personas, que se convertirá cuando ellas la apliquen en conocimiento.

    En definitiva, el conocimiento que permitirá a una organización funcionar con mayor efectividad será el conocimiento esencial, o sea, el estrechamente ligado con los productos y procesos clave de la empresa.

    ¿Qué empresas deben aplicar la gestión del conocimiento?

    La gestión del conocimiento se puede aplicar a organizaciones que manejen mucha información y a organizaciones que manejen poca información. No podemos olvidar que los conocimientos más valiosos son los conocimientos tácitos que, por su propia naturaleza, no han sido convertidos en informaciones, residen en el cerebro de las personas y son difíciles de transmitir. Cuando la gestión del conocimiento se centra en las personas, el papel de la información suele ser menos relevante.

    ¿Cuáles son los beneficios en la aplicación de la Gestión del Conocimiento dentro de una empresa?

    Los beneficios resultantes de aplicar una adecuada gestión del conocimiento en la empresa se reflejan en que la gente trabaja más a gusto, aprende y sabe más y, como consecuencia de todo ello, se incrementa el capital intelectual de la empresa, es decir, los agregados de conocimiento que producen valor (competencias esenciales, patentes, marcas, prestigio de la empresa, etc.)

    Para concretar, según un estudio realizado por la consultora IDC, se desprenden los siguientes beneficios:

    1. a)       Aumento de la productividad (clarificación de funciones y de procesos, asimilación de las mejores prácticas y eliminación de disfuncionalidades).
    2. b)       Ahorro de tiempo al permitir el acceso inmediato a las informaciones “ad hoc”.
    3. c)       Disminución del empleo del papel como soporte de la información y acceso a la información en “tiempo real”.
    4. d)       Certificación de los procesos de información (ISO9000, ISO14000, etc.)

    ¿Cuáles son los riesgos de no gestionar estos activos intangibles?

    La puesta en práctica de programas de gestión del conocimiento inadecuadas redunda en una pérdida económica para la empresa y en una disminución del capital intelectual de la misma, o sea de sus activos intangibles valiosos.