Opinión

Liderar sin zona de confort

  • Jueves, 18 de Junio del 2015 CEDE

    Asumir el riesgo de salir de la zona segura. Incorporar en el liderazgo la previsión del cambio y la adaptación al mismo. Un líder puede tomar ese camino, o mantenerse con las pautas establecidas mientras todo vaya bien en la empresa. El peligro es que, aunque parezca que todo va bien, de fuera surjan nuevas propuestas ante tendencias no detectadas que hagan peligrar a la compañía. El lider debe cambiar con el cambio, y comunicarlo con el objetivo de aprovechar al máximo el talento de los equipos.

    Afrontar cualquier cambio de manera ordenada es mucho menos arriesgado que resistir sin querer cambiar. Ese punto de orden, o de planificación, es lo que potencia la capacidad de liderazgo. La linea de salida es siempre el cambio. El líder debe detectar ese cambio y moldear su estructura y las de su alrededor para conseguir el encaje adecuado. Es salir de la zona de confort sin movimientos traumáticos. Es liderar sin disponer de zona de confort. Al final, la seguridad se consigue por saber modificar continuamente las formas en el camino del cambio.

    Lo primero que debe hacer el líder es detectar y analizar ese cambio. Saber qué está cambiando, si el mercado o los procesos, es la punta necesaria para sacar provecho de la transformación captada. En todo cambio hay oportunidades para modificar la oferta al mercado o las herramientas de producción. El siguiente paso es conocer qué talento existe en nuestra organización para potenciarlo y, así, conseguir el valor óptimo. Una vez hecho esto, se debe iniciar un proceso participativo en el que se escuchen distintas opiniones de ese talento, se cuestionen dogmas y se evaluen los procesos que se quieren llevar a cabo.

    En ese momento, el líder debe volver a encerrarse para tomar las decisiones oportunas.

    La planificación que haya realizado la tiene que compartir otra vez con el resto del equipo, para cerrar un plan final. Aquí entra en juego, entonces, la comunicación a la organización. El siguiente paso es la implementación del plan para el cambio. Es evidente que aparecerán tensiones entre aquellos que lo aceptan y los que se resisten a abandonar la zona de confort. Pero esto no es del todo malo. La tensión es algo positivo, porque significa que hay un proceso abierto. Aquí está en juego la pericia del líder para minimizar esas tensiones y reconducir a los contrarios hacia el camino del cambio.

    De todos modos, hay momentos en los que el propio líder acepta pero no le gusta el cambio detectado. Aquí debe ejercerse una reflexión importante a partir del ‘por qué’. ¿Por qué la gente compra más billetes online que en las agencias de viaje? ¿Por qué la gente se apunta a comprar ropa de otras temporadas en los outlets en lugar de gastarse dinero en ropa de temporada? Estos son dos ejemplos de cambios en el consumo. Hay muchos más, pero dan cuenta de que si respondemos a esas preguntas, podemos entender que, al final, el cliente es quien marca el devenir de las organizaciones. Hasta la respuesta a esas preguntas puede conseguir que el líder decida cambiar y enfocarse a un nicho de mercado: ‘vamos a servir y valorizar a los consumidores que siguen confiando en las agencias de viaje’. Al final, no deja también de ser un cambio.

    Lo importante es que el líder sepa detectar el cambio a tiempo y adaptarse para que no venga un alud que arrase cualquier estrategia. Y aquí, como se indica desde Ecofin, el cambio está aliado con el miedo, y el mejor líder es aquel que no le tiene miedo y que es capaz de transmitir a su equipo la seguridad ante la transformación.

    A fin de cuentas, la seguridad ya es un elemento poco válido en el siglo XXI. Se ha acabado una cultura corporativa estanca, lejana a la creatividad y a la innovación constante.

    Queremos volver a recordar que desde la Fundación CEDE se está atento a esa realidad. El Programa “Transformational Leadership”, desarrollado a través del International Center for Leadership Development (ICLD) es un buen momento de reflexión para los líderes con los principales expertos en la gestión ante las transformaciones existentes.