Jordi Roca, presidente de la Asociación de Técnicos de Informática

09/04/2020

Link entrevista

________________________________________________________________________________

¿Cómo está afectando esta situación a su entidad y a su sector?, ¿qué repercusiones prevé? 

Como asociación de profesionales, estamos recibiendo de nuestros asociados información de pérdidas de trabajo e ingresos, lo que en algunos casos se transforma en peticiones de baja de la Asociación, lo que de prolongarse en el tiempo y aumentar dichas bajas, repercutirá en una pérdida de los ingresos esenciales para el funcionamiento de la misma. 

 

En el contexto actual, ¿cómo se puede mantener la confianza en los mercados?, ¿y dentro de la empresa? 

La confianza en nuestra asociación, por parte de los socios y los que tenemos en la lista de “amigos”, se basa en gran medida en el retorno que los socios obtienen de la misma, es decir en la prestación de servicios que pueden obtener de ella, por lo que de no incrementar las entradas de nuevos socios puede hacer peligrar alguno de los servicios que actualmente se ofrecen. 

 

¿Existen diferencias y semejanzas entre cómo ejercer el liderazgo en un entorno de alarma social como el actual y otras situaciones? 

Las semejanzas son pocas, puesto que no ha sido habitual la necesidad de que las personas que trabajan en la Asociación deban hacerlo desde su casa, accediendo remotamente a los archivos digitales de nuestro centro de datos, sin poder acceder a los ficheros documentales en papel, que aún mantenemos. La única experiencia anterior ha sido la reunión de la Junta Directiva que, dado que algunos de sus miembros residen en comunidades autónomas distintas, se realizan de forma mixta presencial y por conexión en videoconferencia. 

 

Desde su experiencia, ¿qué recomendaciones daría a los directivos para gestionar la coyuntura actual? 

Pocos consejos útiles pueden darse para la coyuntura actual, que no se hayan repetido constantemente a través de las redes sociales. Para la gestión futura, tanto en situación normal como para casos de emergencia, debe tenerse muy en cuenta la experiencia que estamos viviendo: guardar toda la información y documentación en entornos digitales accesibles y operativos completamente de forma remota, establecimiento de criterios y procedimientos elevados de seguridad, tanto en lo que se refiere a copias de seguridad totales y de varios días distintos, como de protecciones de acceso a la información con claros niveles de privilegio establecido según el nivel y funciones del puesto de trabajo. También una clara documentación y protocolo de las funciones de cada puesto de trabajo, que permita el rápido intercambio de personas asignadas a las mismas. 

Y nunca olvidar las características básicas de todo directivo: previsión, visión a largo plazo y templanza para transmitir tranquilidad y ánimo a todos sus colaboradores.